Desde ahora los aires acondicionados (nacionales e importados) que se vendan en el país deberán tener adherido y visible una etiqueta amarilla con información sobre consumo de energía y otros indicadores de eficiencia. Esa etiqueta, conocida como RetiQ se hará exigible en todos los equipos equipos de aire acondicionado, aportando información que brinde al consumidor final elementos adicionales para decidir si compra una u otra referencia.                                                                                                                                                La Etiqueta dará información crucial al cliente sobre eficiencia y consumo de energía. Así el cliente tendrá un arma adicional, certificada por el gobierno, que le certificará el consumo real de energía de este equipo y esta información la puede comparar con otro equipo de otra marca. El consumidor podrá ahora evaluar no solo la marca, el diseño y el precio.             El consumo de energía es un factor prioritario para decidir la compra.                                                                             Según la escala si el equipo es A es más eficiente y consumirá menos energía; en cambio si la etiqueta es G es ineficiente y consumirá más energía. Teniendo en cuenta además que el consumo de energía depende del mantenimiento, de la temperatura externa y de la temperatura interna seleccionada.